Edna St. Vincent Millay

¡Ja, te arrepentirás de esa palabra!

Devuélveme el libro y toma el beso.

¿Amigo o enemigo es quien exclama:

“¡Mucho libro para tan poco seso!”?

Mira qué hermoso es mi sombrero nuevo.

¡Te pongo morritos y me acicalo!

Ay, sí, cuánto te quiero y todo eso.

Contarte lo que pienso se ha acabado.

Seré traviesa y dulce, simple, mansa,

no volverás a verme con un libro:

seré una excepcional ama de casa.

Y un día cuando llames a la puerta;

sí, un día cualquiera, claro y limpio,

me habré ido y silbarás para que vuelva.

Es una de las escritoras norteamericanas más fascinantes y menos conocidas del siglo XX. Innovadora, polémica y precursora de un nuevo tipo de mujer moderna.

Entre sus poemarios destacan Segundo abril, El ciervo en la nieve, Encuentro fatal o Vino de estas uvas.

Obtuvo el premio Pulitzer con su “Balada de la hilandera del arpa”. Escribió libretos de ópera, teatro y prosa, pero destaca por su virtuosa poesía vinculada a la vanguardia anglosajona.

Este poema es una burla inteligente de las convenciones poéticas y sociales que asocian a la mujer con la musa sumisa del soneto clásico.